Un mes y medio en la Antártica chilena: “La expedición de mi vida” - Limite Sur

Un mes y medio en la Antártica chilena: “La expedición de mi vida”

Nuestro amigo y colaborar, Eduardo Machuca, nos relata la tremenda experiencia que vivió en la Antártica chilena como guía turístico y fotógrafo.
Whatsapp image 2020 02 25 at 18.07.59

Eduardo fue contratado por la empresa Antártica 21, uno de los operadores turísticos más importantes del lugar y que se han especializado en cruceros equipados para navegar por zonas polares. ¿La misión de él? Fue explorar cada rincón de la Antártica junto a los turistas del crucero y retratar con el lente de su cámara la magia envolvente del lugar.

Foto: @machu.travel

“Este viaje fue la expedición de mi vida. Lo que más me marcó fue el tremendo contraste de paisajes, colores y animales. Todos los días era un escenario distinto. Algunos días, entre el hielo y las montañas, aparecía el cielo despejado y un impactante reflejo en el agua. Otros días, éramos testigo de ballenas majestuosas que rodeaban el crucero y de colonias de pingüinos, más de 200 mil parejas, que nos observaban. Así transcurrían los días. Siempre sorprendido, agradecido y aprendiendo”.

   

 

Fotos: @machu.travel                                                                                                         

El Continente Blanco, como también es conocida la Antártica chilena, ha sido un destino atractivo para exploradores, científicos y viajeros que buscan aventurarse en el fin del mundo. Esta zona contiene le 90% del hielo de la tierra, lo que la transforma en la reserva de agua dulce más grande del mundo. Su flora y fauna son, tal como lo describe Eduardo, “mágicas e impactantes”. Entre las principales especies que logró retratar con su cámara se encuentran: ballenas, focas, pingüinos y variados tipos de aves marinas. Además, el paisaje se compone por icebergs itinerantes y glaciares montañosos que rodean cada rincón.

No obstante, las condiciones climáticas son extremas y muchas veces se convierten en un gran desafío para los guías: “Como profesional uno debe satisfacer las demandas de los turistas, quienes han viajado muchísimo para disfrutar del lugar. Sin embargo, existían días en que las condiciones eran muy desfavorables: tormentas de nieve, viento de hasta 50 nudos, olas tremendas, entre otras cosas, y debíamos hacer las expediciones de igual forma”, cuenta Eduardo.

Foto: @machu.travel

En este sentido, hace hincapié en la importancia de estar bien equipado para este tipo de viajes. “En mi caso, fue fundamental tener ropa técnica, de calidad y que me permitiera desenvolverme en condiciones extremas. Agradezco el apoyo que me dio Límite Sur con todo el equipo que me brindó. La parka de Vaude, Kabru Hooded Jacket III, fue fundamental para enfrentar las bajas temperaturas y gracias a su impermeabilidad, pude trabajar sin mojarme una gota. Además, la primera capa lana merino Warmwool Hoodie W/Zip de Aclima fue clave para enfrentar tormentas de nieve, gracias a que tiene gorro, me protegía la cara, mantenía la temperatura y se secaba muy rápido.”, relata Eduardo.

Un aspecto esencial de viajar a la Antártica es comprender que es un destino exótico, complejo y extremo. Sin embargo, al mismo tiempo, es un lugar fascinante, lleno de contrastes y encuentros mágicos.

Foto: @machu.travel

Artículos Relacionados