SOÑADORAS, VOLCANES DEL SUR DE CHILE

En Limitesur te contamos la buena historia de Soñadoras, dos mujeres, nueve días, cumbres de volcanes al sur de Chile.
1 01
5 sep 2016 | Crónicas, Aventura, Deporte

Septiembre 2016:

Todo comenzó por las ganas de organizar salidas entre amigas o entre mujeres motivadas con la montaña. El viaje a randonear los volcanes del sur de Chile, fue una experiencia única e irrepetible, viajamos con un tiempo límite, dejando que nuestra suerte fuera el clima y la toma de decisiones fuera nuestra. Por primera vez decidíamos solas, juntas, siempre con el apoyo de nuestros amigos más expertos, tomando todos sus consejos para poder tomar las mejores decisiones y así fue. 

Partimos rumbo a Antuco, en donde esperábamos ir con un guía que conocía bien la ruta, siendo este un volcán que no conocíamos y pensábamos que era el más rudo. El día que nos tocaba salir de Santiago, lamentablemente el guía tuvo un incidente que lo impidió partir con nosotras y eso fue como una piedra en el camino que nos desmotivo para poder hacer cumbre solas. Recibíamos llamados de gente del sur, aconsejándonos que tuviéramos mucho cuidado que había pasado un Puelche muy fuerte, que había dejado todos los volcanes del sur con hielo y que había muerto alguien en el Volcán Villarrica y blablablá….Eso nos hizo tomar medidas de extremo cuidado en nuestra primera ascensión, cosa que preferimos no hacer cumbre por no conocer el lugar. Los primeros días aprendimos un montón, somos amigas desde hace muchos años, pero no nos conocíamos en la montaña y todo lo ocurrido nos hizo aprender muchísimo, a conocer nuestras aptitudes y también a confiar en ellas y darnos cuenta que si somos capaces de subir sin la necesidad de un guía, pero tuvo que pasar todo esto para darnos cuenta y eso fue lo más lindo, un aprendizaje que solo se lleva con piedras en el camino, en donde debes parar, mirar, decidir y caminar… 

Finalmente el día 7 de septiembre decidimos subir las faldas del Volcán Antuco, hasta más o menos 2.300 metros de altura. Había muy poca nieve, caminamos 2 horas un acarreo con esquís y botas de esquí en la mochila, fue cansador pero al llegar a la nieve, nos pusimos el equipo de rando y seguimos aventurándonos hacia arriba. Caminamos una hora más y decidimos llegar hasta ahí. Paramos observamos el hermoso paisaje que nos rodeaba, la Laguna del Laja por un lado, el Sierra Velluda por otro lado, no podíamos creerlo, esto recién comenzaba y empezábamos a disfrutarlo! La bajada estuvo increíble, nieve primaveral, cero hielo y ahí fue cuando nos dimos cuenta que realmente podíamos llegar a la cumbre sin problemas, aunque ya no era el momento para hacerlo, pero no nos arrepentimos de nada, todo fue perfecto y todo paso porque tenía que ser.

Al otro día partimos a nuestro segundo destino: Malalcahuello. Se venía tormenta según los pronósticos, descansamos el día siguiente y comenzamos a preparar nuestra segunda ascensión. Esperamos la ventana de buen tiempo para el día 10 de septiembre y fuimos con todo al Volcán Lonquimay. Todo venía bien, el clima había cambiado, supuestamente iba a llover mucho y después nevaba, finalmente llovió poco y casi no nevó. Partimos  temprano a Corralco, estaba un poco nublado, aun no se despejaba, pero se veía que venía un poco de sol, partimos con toda la fe. Al llegar arriba donde termina el último andarivel decidimos partir con los esquís en la mochila… empezamos a caminar y no pasaron ni 20 minutos  y comenzó un viento fuerte, que nos desequilibraba y no nos dejaba seguir avanzando… paramos con la Kari y entre un poco de rabia y risa nos miramos y empezamos a pensar en qué hacer, mientras tanto a lo lejos pero ni tanto, se veía una persona subir en randonee hacia nosotros… hasta que llega donde estábamos y nos dice: ustedes son las soñadoras? No nos quedó nada más que reírnos y decirle Sí, nosotras somos!  Nos responde: Que bueno! Llegue hasta acá porque sabía que subían y quería sumarme. Escuchar eso fue excelente!!! Este fue el empujón que necesitábamos para seguir hasta la cumbre. Nos sentamos junto a Elena, mujeraza que el universo nos mandó para conocerla en este hermoso lugar y empezamos a decidir qué hacer, corría mucho viento y como decisión unánime dejamos los esquís ahí mismo, agarramos el piolet y los crampones y le metimos para la cumbre sin pensarla dos veces.  Llegamos sin problemas arriba, el viento había dejado de soplar y en mi mente venían algunos pensamientos de arrepentimiento. Es que esquiar desde la cumbre es lo más lindo que te puede pasar, pero ante estas cosas uno debe priorizar la seguridad primero que todo! Llegamos a la cumbre y celebramos las 3 felices. Eramos 3 mujeres en la cumbre, un poder femenino que nunca antes había sentido, nos empoderamos! Nos liberamos! Somos mujeres, somos fuertes y podemos llegar a donde nosotras queramos. 

Colaboración periodística: Fernanda Ugarte. 

Al llegar abajo y agarrar los esquís, disfrutamos un manjar de nieve primaveral, algunos le llamamos SOPONDER. Teníamos una sonrisa pegada de oreja a oreja.

Se aproximaba nuestro tercer volcán, el Villarrica!  Allá nos esperaba la Pachi Ibarra, para liderar la cordada y entregarnos su sabiduría de montaña. Tuvimos que esperar la ventana, se venían nuevamente un par de días de lluvia, aprovechamos estos días para reponernos con unas ricas termas y recuperar energías. Se venía la ventana el 13 de septiembre, justo caía un martes, pero nosotros no creemos en esas cosas de mala suerte.

Partimos con un día soleado hermoso, había caído nieve en el Rucapillan y todo se veía increíble. Iba todo bien, hasta que nuevamente el viento nos echó del lugar, solo pudimos llegar hasta piedra blanca, que de igual formas es bien arriba y la bajada la disfrutamos con mucho amor! Todo pasa por algo y esta aventura siempre comenzó así, sabíamos que podía pasar cualquier cosa y eso es lo entretenido. Teníamos un itinerario, pero el clima nos hizo ir cambiándolo a cada rato e ir sacando lo mejor de cada lugar.

Aprovechamos esta ventana de buen tiempo, aunque marcaba un poco de viento, rezábamos para que el Mocho nos abriera su cumbre y saltar nuevamente de felicidad.  El miércoles 14 partimos a Huilo Huilo, allá nos contactamos con el especialista de la zona, Antonio, guía del lugar de hace muchísimos años, nacido y criado en Neltume.  Él nos acompañó hasta donde comenzaba la nieve en su 4x4 y estaba al tanto en caso de cualquier cosa. Partimos la travesía, el día estaba perfecto, no corría viento, había nubes altas y hacía calor. El paisaje era impresionante,  en el camino íbamos rodeados de volcanes, se veía  el Villarrica, Lanin, Quetrupillán, podíamos imaginar la vista desde la cumbre… Al llegar más y más arriba se sentía el cansancio de hacer dos volcanes seguidos. La última parte era muy empinada, ya se hacía un poco tarde y teníamos que meterle chala!! Empezaba a correr un poco de viento, pero no como el que habíamos tenido anteriormente. Seguimos subiendo hasta que finalmente llegamos a la cumbre! Se veían más volcanes hacia el sur, el Puyehue, Casablanca y el Osorno. Lagos por todos lados, bosques tupidos por montón y una felicidad que desbordaba de nuestra alma. Lo habíamos logrado! Ahora comenzaba la bajada… No fue fácil, la nieve estaba como palo, se nos había hecho un poco tarde y las condiciones de la nieve habían cambiado, pero nada que nos detuvo, llegamos abajo sin problemas, no más que un par de caídas y sustos por esa bajada empinada de hielo… pero así se aprende! Controlando los miedos y golpeándose un poco jaja

Al llegar abajo comenzamos inmediatamente a ver los pronósticos y todo decía que venía temporal los próximos días. Lamentablemente nuestra aventura  llegaba hasta acá. No podíamos seguir por un tema de tiempo. Karina tenía que regresar a Santiago para partir a trabajar a Puerto Natales y yo Fernanda, seguí mi 18 de septiembre en el sur y volví a intentar el Villarrica… felizmente pude hacerle cumbre.

Estamos felices con lo que logramos, fue por lejos una experiencia muy gratificante, aprendimos lo que nunca habíamos aprendido en nuestras vidas, nos conocimos más como cordada y ya estamos más preparadas para comenzar con una aventura aún más desafiante para el próximo año.

Agradecemos a Limite Sur por darnos este espacio y por su ayuda, a nuestros colaboradores por apoyarnos, Mall Sport, Cabra del Monte, Kunstmann, Kill Cliff, Primal, Antucalhue y Hostal ruta 181. Ahora estamos trabajando en el documental, nos vemos en el lanzamiento ! 

 
5 sep 2016 | Crónicas, Aventura, Deporte

Artículos Relacionados