Por sudamerica en combi - Semana 10

El relato por las selva ecuatoriana
Sem10
28 nov 2014 | | Aventura

Llegamos a Puyo. Esta es una ciudad ya entrada en la zona de selva. Desde aquí muchos turistas toman tours para internarse en la selva más densa y menos poblada. Aprovechamos  el día para investigar de las opciones, conocer un poco el lugar y de despedir a Luna que antes de entrar en la selva se devolvería en bus a Guayaquil. Puyo es una ciudad tranquila en donde pudimos conocer su plaza central, pasear por el centro y comer rico y barato, alrededor de mucha vegetación y temperatura muy cálida y húmeda.

Alojamos en un hostal barato, donde pudimos descansar. Al otro día fuimos a dejar a Luna al terminal, nos despedimos y partimos a la selva. Aprovechamos de mandarle nuestras mejores vibras a una gran compañera de viaje.

El camino a la selva es un camino pavimentado y bien arreglado, en donde lo único que vez a los lados es vegetación pura. Muchos tipos de árboles de todos las tonalidades de verde que pueden haber. Llegamos a un lugar donde se encuentra la reserva nacional llamada "Hola Vida", en donde hay un estacionamiento con un galpón en donde sirven comida, además de baños y duchas. Este lugar es uno a los que llegan los buses de tours y de aquí  parten hacia distintos lugares para visitar. Nos permitieron dejar el auto ahí.

Ese mismo día nos dijeron que para visitar la mayoría de los lugares era necesario ir con un guía, ya que los caminos no están totalmente marcados y meternos solos en la selva es peligroso, por lo que contactamos una persona local de ahí que nos cobró harto menos que los tours para que conociéramos con él.nNuestro guía y ya amigo se llama Marcelo.

El primer paseo que Marcelo nos llevó, fue hacia la cascada "La Escondida", en donde caminamos por la selva por un sendero poco marcado, ya que muchos turistas la visitan, por entremedio de mucha vegetación y una entretenida caminata, hasta llegar a un río en la mitad de una quebrada. Sin zapatos seguimos caminando por el río hasta llegar a una muralla de piedra que no se puede ver más allá. Aquí viene el porqué el nombre de la cascada, ya que hay que pasar nadando por el borde del muro de piedra, para así llegar a una increíble cascada encerrada por la naturaleza de la selva, entremedio de las piedras. Ahí te puedes bañar, meter atrás y hasta abajo de la cascada.

También fuimos a la cascada "Hola Vida" que es más alta que la anterior y que esta en un lugar que hay más vegetación y abierto. Otro día, con Marcelo recorrimos la selva virgen más adentro, en un lugar sin senderos, y ahí escalamos cerros entre medio de raíces y grandes árboles, aprendimos sobre distintas plantas y hasta descubrimos una nueva cascada que Marcelo nunca había visto, que el mismo bautizo como cascada de "La amistad". Increíble paseo por meterse a lugares más densos de la selva, incluso nos perdimos y tuvimos que usar técnicas selváticas para poder volver y terminamos viendo monos salvajes. Muy recomendable hacer esto sin tour para algún interesado.

Además hicimos caminatas y visitamos miradores con vistas impresionantes a gran parte de la selva y conocimos un pueblo nativo llamado Sacha Wasi, en donde compartimos buenas conversaciones con Marlene y su hijo Jesús, el Shaman de la familia, y que con el aprendimos mucho sobre plantas medicinales curativas y sus poderes.

En resumen tuvimos una muy buena semana en la selva, en que pudimos conocer la naturaleza del lugar y vivirla, además de conocer a muy buena gente que vive allá de lo que este lugar les provee.

Nos vamos de la selva para volver a las ciudades. Vamos a conocer ahora la capital del país. Quito.

28 nov 2014 | | Aventura

Artículos Relacionados

Top De Ventas