Por sudamerica en combi - Semana 8

Relato del viaje por las costas de Ecuador
Sem8
13 nov 2014 | | Aventura

Partimos en una nueva aventura en distintos lugares en un nuevo país. Llegamos a Ecuador. Sin tener tan claro cual es el primer lugar que queremos, ir cruzamos la frontera y partimos. El camino en este país cambia impresionantemente, en pocos kilómetros todo se vuelve verde, con mucha vegetación y árboles que nunca habíamos visto como el ceibo que es un árbol con todo el tronco verde.

Queríamos pasar por Cuenca, pero era mucho el desvío y como sabíamos que esta ciudad era una ciudad colonial como Quitó optamos saltarla. Pasamos luego por Guayaquil, la ciudad más grande de Ecuador, por lo que seguimos de largo también, por que tratamos de evitar grandes ciudades. Es por esto que nos fuimos directo a la costa y llegamos en un día a Montañitas.

Montañitas es un balneario típico de Ecuador conocido por sus entretenidas calles llenas de bares, discos y restoranes, además de tener una buena playa para surfear. Este lugar tiene muchos hostales y hoteles, pero nosotros encontramos un camping que podíamos dormir en el auto llamado Tigrillos, barato y cómodo para acampar, que era atendido por Antonio y Yolanda una pareja casada de señores muy buena onda que ayudaban para que hubiera buen ambiente. En este camping conocimos a mucha gente, de hecho es el lugar que hemos estado con más personas alojando ahí. La mayoría de ellos Argentinos de todas las edades, desde jóvenes hasta señores mayores. Decir los nombres de todos ocuparía mucho espacio en el relato, pero con todos hicimos muy buena onda y pudimos compartir con todos en almuerzos, comidas y pres antes de salir.

En el día aprovechamos de conocer bien la playa y las impresionantes calles de Montañitas con mucho ambiente para hacer vida social con gente de distintos lados, escuchar muy buena música de las calles y bares y de ver la gran cantidad de artesanías que hay en el lugar. Además fuimos a una playa justo al norte llamada Olon, que es más bonita y amplia que la de Montañitas con áreas verdes agradables para estar y bueno para surfear por haber menos gente.

En la noches Montañitas se transforma en puestos para comprar todo tipo de tragos y de distintos colores y todos los bares y discos se prenden de música para todos los gustos, quedando un pueblo iluminado por sus colores y luces. Así cómo es un impresionante balneario de día, también lo es de noche. Conocimos bares con poolparties, discos con luces psicodélicas,y otras inmensas con 3 pisos para bailar y con bonita vista. Junto con nuestros amigos del camping conocimos la vida nocturna del lugar y así también pasamos buenos momentos en la misma playa de noche. Increíble lugar para conocer gente y pasarlo bien en la noche.

Al final de una larga y alocada noche, Charly conoció a dos ecuatorianas escuchando a un grupo de música en la calle, llamadas Angélica (alias Luna) y a Rose. Se las presento al Rusio y ese mismo día nos invitaron a donde ellas alojaban, que era un balneario llamado Punta Blanca al sur de Montañitas. Pudimos compartir un Domingo con un buen asado (cosa que echamos mucho de menos), con dos muy buenas amigas de este país en una casa juntó a una playa muy bonita. Luna hasta nos dijo que sí pasábamos por Guayaquil de vuelta la pasáramos a buscar para ir a Baños.

Después de estar en Montañitas, seguimos recorriendo la costa para ir a un parque nacional llamado Los Frailes, que quedaba juntó a una ciudad en la costa llamada Puerto Lopez. Dormimos en esta última a orillas de la playa, aprovechamos de conocer y al otro día en la mañana partimos al parque nacional.

Los Frailes es un parque muy bien cuidado por el estado, que su entrada es gratuita, en donde se encuentra un bosque seco junto a playas escondidas increíbles. Existe un sendero en que uno camina entremedio del bosque, llegando a miradores con vistas impresionantes a las playas. En el camino uno se puede encontrar con venados de cola blanca, los cuales Charly vio a uno chico pasar por el sendero. Luego uno baja a las playas que son distintas a las pasadas por aquí, por sus arenas muy blancas y el agua transparente de color calipso. Increíble lugar para hacer el trekking y después descansar en una playa muy linda y tranquila.

Luego de un buen día de caminar y pasar en la playa, nos iríamos de la costa hacia el Oriente, en busca de Baños de agua Santa.

13 nov 2014 | | Aventura

Artículos Relacionados

Top De Ventas