Por sudamerica en combi - Semana 6

Nos trasladamos a la costa peruana durante esta semana
Sem6
16 oct 2014 | | Aventura

Partimos a Huanchaco. El camino es parecido ya que ahora estamos manejando por la carretera de la costa y la idea es conocer varias playas de este sector. Huanchaco es un pueblo convertido en un balneario en donde los fines de semana va mucha gente de lugares cercanos de Perú y además es muy conocida por sus olas y buen ambiente. Es por eso que también hay mucho extranjero que visita y muchos viajeros tanto europeos como sudamericanos viviendo ahí. La playa es una muy común, con una gran avenida al borde de ella que le da mucho ambiente al lugar. Cosa que fue muy positiva fue que nos dejaron instalarnos en la misma playa por lo que teníamos la mejor vista de todos los hostales y estábamos al borde del mar. Nuestro patio es la playa con el mar. En el día pudimos pasear por las calles, conocer gente, hacer vida de playa y surfear. Un lugar muy relajado para estar. En las noches existen algunos bares y hay uno que ponen música y tocan bandas en vivo, sobre todo reggae, llamado la mamacha. En este compartimos con viajeros de todas partes del mundo que se han quedado a vivir en este lugar y con muchos peruanos que van a descansar. Conocimos muy buena gente en un ambiente en donde todos se conocían y había mucha buena onda. Un par de días alojamos en el auto en un camping donde nos prestaban baño y wifi, por lo que dejamos el auto ahí, cosa que nos quedo muy cómodo. El camping tenía varias áreas verdes y piscina, muy bueno para quedarse.

Luego de estar unos 4 días en Huanchaco, seguiríamos al norte por la costa en dirección a Chicama, playa donde nos han dicho que se encuentra la ola izquierda más larga del mundo. Llegamos a Chicama, que es un pequeño lugar al lado de una caleta llamada Malabrigo. Este pueblo tiene unas cuentas calles, unos hostales que venden comida y tiendas de surf. Todo este pequeño lugar vive gracias y en torno a la ola. Nos pudimos instalar nuevamente en el lugar con vista más privilegiada de todo el lugar, arriba de la playa con vista a todo el mar y a las olas. La playa de Chicama es una playa bien larga en donde la arena se junta con gigantescas dunas en donde los mejores hostales están arriba de ellas y ahora también aloja nuestra camioneta. Por la época que fuimos no había mucha gente en el lugar, sólo unos pocos surfistas visitantes y los surfistas que viven ahí. Lamentablemente no era la época de la ola prometida, por lo que no se podía surfear el largo de toda la playa, pero igual nos tocaron olas que corrían perfecto en un mar claro y con agua cálida. Nos quedamos unos días ahí y aprovechamos de la playa, la vista y las olas. Además descansamos mucho por la tranquilidad del lugar. Funcionaba todo más temprano por lo que nos despertábamos y acostábamos temprano. Excelente lugar para surfear, descansar y conocer.

Luego nos movimos a otra playa cercana llamada Pacasmayo. Este es otro balneario, parecido a Huanchaco por el porte y el ambiente. Pacasmayo atrae a turistas por sus largas olas también, y por el fuerte viento que sirve para hacer deportes como kitesurf y windsurf. La playa es similar a las que hemos pasado, pero con mucho viento por lo que es menos agradable para descansar en la playa, y para surfear solamente en las mañanas y quizás un poco en la tarde. En este balneario alojamos en un hostal que nos dejaron entrar y dormir en el auto, llamado los farolitos. Ahí conocimos a la gente que vive en el hostal, muy buena gente y muy simpáticos. Conocimos a un grupo de australianos y noruegos que estaban viajando por las playas de Sudamérica surfeando. Al igual que en los lugares anteriores que hemos estado todo se mueve por el surf. Conocimos gente, pasemos por el faro que es el lugar en donde se surfea con vista a toda la playa y tuvimos vida de playa.

Por ultimo partiríamos a otra playa llamada Lobitos, que es otro balneario que vive por el surf. Esta playa es más distinta ya que es un pequeño pueblo, parecido a un condominio que se llega por un camino de tierra desde la carretera. Desde esta altura del país el ambiente cambia en comparación de las playas anteriores. El clima es más caluroso, todos los días del año esta soleado, y el agua es más caliente. Increíble lugar, ya que está más alejado de la civilización y es más limpio y ordenado. La playa es la más linda que hemos pasado hasta el momento, según nuestra opinión. Además es un lugar muy entretenido con más gente que vive y visita el lugar. En las noches todos se juntan en el mismo lugar y toda la gente es muy buena onda con los nuevos viajeros del lugar. Además existe un lugar en la misma playa para que gente valla en auto y tenga comodidades como un lugar apartado del viento, baños, basureros, etc. Para ir en cualquier especie de campee como la de nosotros es un lugar ideal, con muy buen ambiente, buen clima, bonitas playas y buenas olas. No existe algo más que pedirle al lugar. 

Alojando en Lobitos en la playa nos encontramos con otro furgón con patente chilena, momento emocionante por encontrar a gente que estaba en las mismas que nosotros. Conocimos a nuestros vecinos, y eran 2 hombres y una mujer australiana. Ellos llegaron a Chile en mayo para comprar el auto, misma época en que nosotros buscábamos auto, lo acondicionaron y partieron viaje. Al igual que nosotros, buscaban Mitsubishi y Hyundai, por lo que el suyo pudo incluso ser nuestro auto. Además, la ruta ha sido la misma, ellos también hicieron todo Bolivia, Cusco, Lima y después las playas, solamente diferimos en puerto Maldonado. Ellos se iban a quedar más días en Lobitos, por lo que nos separamos y aprovechamos de desearles un muy buen viaje hasta Canadá!

Ahora seguimos camino hacia la que sea quizás la playa más conocida de Perú, Mancora, para aprovechar de conocer los atractivos del lugar y alrededores también.

16 oct 2014 | | Aventura

Artículos Relacionados

Top De Ventas